“El Clásico” y los gatos encostalados de Mourinho.

Tarde calurosa de abril, calles de San Salvador con un tráfico apasible, deseable para todos los dias de la semana y que contrastaba con los restaurantes y bares en los cuales “toda la mara” se reunió para disfrutar del “clásico” español en el marco dela Championsleague.

Yo, como buen  ético profesional en mi área, presto al pie del cañón en mi oficina, no me dejé tentar por las enviciantes voces del futbol que me llamaban añorantes a hacerle compañía a “la mara”………..

la verdad no resistí, y busqué en Internet la transmisión del partido.

Fue asi como cuando menos los sentí, estaba ahí, en el Santiago Bernabeu (y que conste que no me habia bebido ninguna “heladita” ni nada, sino que fue por la misma emoción del futbol). Entonces pude ver la feroz justa entre ambos equipos, la expulsión de Pepe y posteriormente como acompañaban a Mourinho fuera de la cancha, aparentemente por insultar al árbitro.

Cuando me dí cuenta, habían llevado a la butaca contigua a la mia al mismísimo José Mourinho para seguir viendo el encuentro. Al inicio no hallaba como iniciar platica, y fue entonces cuando de reojo llamaron mi atención dos cosas: Una, su cara de MUY pocos amigos, la otra fue la manera en que sus músculos masticatorios se contraían cual gatos peleando dentro de un costal, debido a que estaba rechinando sus dientes, seguramente estresado, fue entonces cuando me armé de valor y le dije:

-Esta duro el partido ¿no?

Exaltado me respondió:

-¡Joder! Eu tengo expulso a Pepe… ese arbitro  #$@!+“´

Tratando de cambiarle el tema para que se le pasara un poco el enojo, ayudarle a relajarse un poquito, y claro, para sacar mas conversación le dije:

      -¡Calma Mourinho! Oye José, por casualidad ¿tu no padeces de dolor en los músculos masticatorios osea en las mejillas y sentidos, o de rigidez en la espalda y cuello cuando despiertas por las mañanas, o a lo mejor escuchas ruidos tipo chasquido al abrir la boca, o se te queda trabada la mandíbula cuando bostezas o la abres demasiado?

     – ¡Muito recentemente!…

    -Es que me he fijado que tu rechinas los dientes José, padeces de lo que odontológicamente se conoce como bruxismo. El bruxismo es una condición que produce muchos daños a nivel de la articulación temporomandibular (ATM) o articulación de la mandíbula, así como a los dientes, los cuales se empiezan a desgastar y en casos mas severos hasta a fracturarse debido a las grandes fuerzas que se producen al apretarlos.

Entonces reflexioné para mis adentros: Muchas veces, sin percatarnos de ello, estamos apretando los dientes en el transcurso del día, principalmente cuando estamos sometidos a situaciones estresantes, o bien los rechinamos mientras dormimos, ambos casos representan tipos diferentes de bruxismo que representan alteraciones diferentes, ya sea a nivel articular o dental, ambos requieren de evaluación, terapia y tratamiento diferentes.

Si usted, amig@ lector, presenta alguno de los síntomas que me ha comentado que ha estado padeciendo últimamente Mourinho, le recomiendo que consulte a su odontólogo de confianza, quien realizará el examen clínico respectivo para diagnosticar el tipo de bruxismo o de daño articular que usted padece, estableciendo así la terapia mas adecuada para su caso específico.

Entonces escuché al fondo la voz exaltada de mi nuevo amigo “José” que me decia:

– ¡Como odio a ese arbitro! Por culpa de él ahora eu estoy, ¿Cómo dijiste?

Bruxando, José, bruxando

¡Eso! Bruxando, Eu no se por que voce los arbitros quieren tanto al Barça, la otra semana en el Camp Nou la tenemos muito complicada…

De repente sus palabras se vieron interrumpidas por Lionel Andrés Messi marcando un bonito gol y poniendo en ventaja del Barcelona,  luego a los pocos minutos otro gol… Viendo la severa expresión en el rostro de José, y notando que aparentemente se habían unido un par de gatos mas en el costal de sus mejillas, por la manera en que seguía rechinando, le dije:

¡Bueno! este, discúlpame José, pero me tengo que retirar pues debo regresar a mi oficina, es que ya me acordé que tengo un paciente, toma, te dejo mi tarjeta para que me llames cuando te des una vueltecita por allá para que veamos como te puedo ayudar con el bruxismo.

Fue entonces cuando se abrió la puerta de mi oficina y entró mi asistente diciendo:

– Doctor, ya llegó su paciente de las 4:00 pm

         –  Gracias Lupita, hágala pasar.

Por:  Javier Francisco Roque Trujillo


Anuncios

2 respuestas a ““El Clásico” y los gatos encostalados de Mourinho.

  1. Muy creativa manera de explicar una patologia muy comun con los trabajadores de hoy en dia. Eu recomendare eshte aurticulo a Crishtiano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s