El infortunio de Brayan Antonio

Fin de semana, 11 de la mañana, descansando en una cómoda hamaca y disfrutando la suave brisa que aplacaba el intenso calor en un conocido turicentro de la zona para-central de nuestro país. Entre el intenso y llamativo olor a carne asada, gozaba con  las risas y chapoteos de los niños en el agua (cuando uno se da cuenta que disfruta de las risas infantiles, o ya se esta volviendo viejo y nostálgico o la naturaleza te esta pidiendo acrecentar la familia… en fin),  se escuchaban además las peculiares recomendaciones y regaños de los padres para sus niños:

 -Linsy Azucena no te movás de lo pachito, que allá esta muy hondo.

-Brayan Antonio, taten juicio.

-Mirá Yon Asdrúbal anda trer las yinas que allá las dejaste.

-Estiben José vení, tevuainflar los flotadores.

-Subite la calzoneta Shakira Ivette.

En fín, la estaba pasando divertido y relajado en ese lugar. Repentinamente las risas, chapoteos y consejos se transformaron en un llanto infantil y muchos “huys” y “pobrecito” “Se quebró la jeta el bicho mirá” a mi alrededor. Brayan Antonio, un niño de4 a5 años había caído con la carita en el suelo cerca de las raíces de un sauce, del cual estaba sujeta la hamaca de su padre. El padre no se había percatado que Brayan jugaba alrededor de la hamaca y cuando tomó “envión” empujó al niño callendo éste al suelo, no se si por descuido o por la aparente lentitud etílica del señor, causada quizá por los varios “cadáveres” de  cervezas que yacían en el suelo, lo que le impidió detenerse.

Al ver el cuadro me acerqué a ver que se podía hacer, me identifiqué como Odontólogo y procedí a revisar al niño, encontrando solamente un razguño en el labio superior  y la fractura de un trocito de uno de los dientes del frente (Incisivos) superiores, por lo que le indiqué a la madre que lo que sería conveniente era tomar radiografías para ver si no había algo mas serio, pero que seguramente solo se tendría que hacer un “rellenito” en el diente quebrado, que lo llevase a su Odontólogo de confianza.

-¿Para que lo voy a rellenar si es diente de leche?

Me increpó el padre

-¡ Mas es lo que se gasta en esos dientes, si al final se le termina cayendo y le sale otro!. Mañana lo llevo a la unidad de salud para que se lo saquen.

No señor, no es necesario (intenté explicarle). Realizarle una extracción sería demasiado agresivo, lo mas seguro es que solo se tenga que hacer un rellenito.

Muy caro me va a salir, además como le digo ya le van a venir los dientes de él (refiriendose a los premanentes)

Señor, si usted le saca ese diente antes del tiempo en el que debe ser reemplazado por el permanente, le ocasionará mas problemas a Brayan, pues el diente permanente perderá el espacio que le guarda el dientito de leche y le saldrá montado (refiriéndome a que erupcionaría en mala posición) .

– ¡Naaaaa!  Ni mi#@%&, mañana lo llevo a que se lo saquen, si en la Unidad de salud no me cobran.

Ante la terquedad del Señor, opté por retirarme a la seguridad y comodidad de mi hamaca, pero me quedé pensando en el poco valor que la gente le dá a la dentición temporal o también llamada “dientes de leche”.

Los dientes de leche además de ejercer la obvia función de masticar en los niños, cumplen un papel importante para la dentición permanente, pues influyen en la manera en que éstos (dientes permanentes) erupcionarán, guardándoles el espacio que ocuparán al estar en boca.

Cuando se pierde un diente de leche antes del tiempo en que deba mudarse, se debe hacer lo posible por mantener el espacio que éste ocupaba, ya sea con la colocación de aparatos llamados “mantenedores de espacio” o por los medios que el profesional enla Odontologíaestime pertinente, llevando un control frecuente del proceso de erupción del diente permanente, para que éste no pierda el espacio que le corresponde y tome su posición en boca. Cuando no se hace esto y se pierde el espacio para los dientes permanentes, éstos al momento de erupcionar lo hacen en mal posición, teniendo que recurrir a tratamientos más largos y costosos como los frenos para corregirlos.

-¡Hey doctor! venga a echarse un parsito acá conmigo, ya mañana le arreglo el problema a Brayan en la Unidad de salud, si yo ya sé como es eso de la endondondología…

Me gritaba el señor desde su hamaca, a lo que yo respondí con una sonrisa, pero por dentro hubiese querido saludar a su madrecita y obligarlo a que no cometiese la barbaridad de mutilar al pobre Brayan.

Al final de la tarde, con la misma inocencia con que había estado llorando hace unas horas, Brayan Antonio jugaba a la orilla de la piscina, con una enorme sonrisa que sólo se empañaba por la pequeña marca de su labio, sin embargo al pensar en el triste destino que tendría ese diente el siguiente dia, no pude mas que esperar que los problemas del niño no fuesen mas graves en el futuro.

Señora, por si acaso ya un poco mas “reanimado” su esposo cambia de opinión, le dejo mi tarjeta.

Le dije a la mamá del niño mientras me retiraba, y el padre yacía en su hamaca en calidad de bulto, junto a los cadáveres de sus acompañantes de esa tarde: las cervezas. Mientras, Brayan continuaba jugando sin imaginar el terrible día que le esperaba la siguiente mañana…

Por

Javier Francisco Roque Trujillo

Anuncios

6 thoughts on “El infortunio de Brayan Antonio

  1. Pobre Brayancito lo q mas colera da es la terquedad de los tatas!!!!!!!!!! como si lo supieran todo!!!!!!!! ayer me invitaron a una Barbikiu y cuando llegué, un pobre “mono” de 12 años pero mas alto q vos, banado en lagrimas q se habia doblado el pie por andar corriendo y sin zapatos, bueno la cosa es q el pobre individuo no dejaba de llorar, lo vendaron y le pusieron hielo, lo sentaron y a verlo llorar!!!!!……… el papá dijo q no lo iba a llevar al Hospital porque no tenia nada, que mejor le iba a llamar al sobador………… que si el siguiente dia amanecia con los dedos morados entonces si lo iba a llevar!!!!!!!!!!!!!!!! o sea que le pasa???????? y necio el tata pues!!!!!!! y no lo llevó al hospital!!!!!!!!! pero si lo llevo al sobadorrrrrrrrrr!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    1. Es parte de la idiosincracia de nuestro pueblo, pero con éstas historias espero dar mi granito de arena para evitar la automedicación y las prácticas empíricas como el caso de los sobadores
      Que pena la del muchacho, ojalá no haya sido nada serio su lesión.
      Gracias por el comentario Adriana!
      Saludos

  2. Buenisiiiimo doc me encanto Yon Asdrubal, pero es triste uno ke ya paso por la unidad de salud como se desgasta explicandole a los papás para ke solo le digan a uno quiteselo mas ke còlera da.

    1. Pues no te desanimes Martha, ese debe ser el propósito de nuestra profesión: educar a los pacientes, no podrás salvar los dientes de todos los Brayans en El Salvador, pero con uno o dos que puedas ayudar, date por satisfecha.
      Sigue adelante futura colega!!!

  3. si en verdad da tristeza que la mayoria de padres ven como unica opcion extraer los dientes de leche cuando hay problemas en ellos y si diciendo que de nada sirve mantenerlos si los van a perder pronto sin mas como usted dice lo unico que hacen es agrandar el problema en un futuro pero igual asi es la ignorancia del pueblo jajajajaja

    1. Ignorancia que nosotros podemos ayudar a disminuir con nuestra hermosa profesión Roxana, tal como le dije a Martha, hay que insistir en la educación de nuestros pacientes, y aunque no todos lleguen a entender lo que pretendemos, con un par que lo hagan estas poniendo tu granito de arena y haciendo la diferencia!.
      No te entristezcas, y al próximo padre de un Brayan Antonio que llegue a tu consulta trata de convencerle…
      Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s