Mente sana y cuerpo sano…

Noche fresca de jueves, cielo despejado y sin indicios de lluvia que pudiese complicar la jornada, frente a nosotros 17.8 km por recorrer llenos de cuestas empinadas, rápidas bajadas, rectas para tomar aire, y por supuesto una sudada segura. Me acompañan otros 153 locos que pretenden pasar un buen momento montando sus velocípedos de dos ruedas impulsados por la fuerza que transmiten los músculos cuadriceps, femoral, y vastos del muslo y los gemelos  de las pantorrillas, hacia una rueda trasera mediante una cadena sin fin conectada a un par de pedales, osea sus bicicletas.

Entre los 153 destaca un pequeño acompañado por su padre y cuya edad ronda entre los 7 y los 8 años, ataviado con su traje de ciclismo, casco y luces;  mientras algunos pareciamos de papel bond por la palidez que causaba el sobreesfuerzo de la pedaleada, y otros nos deteníamos en subida aduciendo que la cadena, que las velocidades, que el asiento estaba flojo o que los frenos nos fallaban, aprovechando cada parada para tomar aire y por que no: recuperar vida (obviamente no era yo, claro, mi cadena si dió problemas, ¡de verdad!, en serio… jejeje), Denys se mantenia a paso lento pero seguro, en su pequeña bicicleta desafiando las subidas y aprovechando las bajadas de nuestro recorrido por San Salvador.

La  vuelta nos llevó por lugares interesantes: El paseo general escalón, prolongación masferrer, visitamos además algunos lugares llenos de belleza y majestuosidad como el monumento al Salvador del mundo, Redondel Masferrer y constitución; pasamos también frente a otros lugares con una oferta de diversión MUY diferente, como un reconocido “restaurante” y barra-show sobre el paseo general Escalón y donde sirven un poquito mas que hamburguesas o pollito asado. Lo que llamó fuertemente mi atención es lo atestado que se encontraba el parqueo del lugar, incluso con vehículos estacionados sobre la calle que causaban un pequeño embotellamiento frente al mismo.  A sus puertas estaban “las muchachas” invitando alegremente a los transeuntes a que pasaran adelante a cenar: “quedate aquí muchacho, ¿pero traés pisto vaá?”.

Dos horas, varias paradas técnicas y una gran sudada después habíamos culminado nuestra ruta de casi 18 km, y mientras algunos habíamos llegado en calidad de cuasi bulto, arrastrando los pies y la lengua, Denys hasta se dio el lujo de realizar saltos en un túmulo que se encontraba en el punto final del recorrido. Por mi parte yo llegué fresco como una lechuga, gracias a mi arduo entrenamiento cicístico (Si, como no!) y mi dieta macrobiótica: MACRO porciones de rica comida, BIen servida O preparada sin TImidez que va directo de la CAcerola al plato.

Sin embargo las cosas vividas en el recorrido me hicieron reflexionar sobre la manera en que algunos dedican su tiempo libre en actividades que no edifican o que no dejan beneficio alguno, ejemplo de ello lo atestado que se encontaba el “restaurante” por el que pasamos. Situación contrastante con la dedicación que mostró el padre de Denys al decidir pasar con su hijo un tiempo divertido y principalmente sano montando sus bicicletas, que además de compartir tiempo juntos, les aporta el beneficio del ejercicio físico.

Dice el famoso cantautor Ricardo Arjona en una de sus populares canciones: “es que si yo no he sido un monje, ¿por que voy a exigirte que seas santa?…” No se trata de ser puritano, mucho menos un santo, sinó de la priorización de las cosas en la vida: que cosas en éste mundo me van a aportar beneficio, me permitan evolucionar  o me pueden hacer crecer como persona, y que cosas simplemente me hacen “pasar” (¿perder?) el tiempo o incluso me pueden enfermar.

Al final, como dice un colega y muy buen amigo: “cada quien puede hacer con su parte posterior (final de la espalda, posaderas, nalgas, grupa, cola, etc) si quiere una argolla”, lo interesante es que esa argolla te sirva para la vida: para colgar las experiencias ganadas, para arrastrar los obstáculos en el camino o para halar a los que amas y ayudarles a salir de sus embrollos; pero si la argolla solo sirve de “adorno” tipo pearcing, y te la pones por el simple gusto de perforarte y no aporta nada, hasta se puede retener en una estaca o en un saliente y nos puede dejar estancados…

Por mi parte, prefiero no hacerme argollas de ningún tipo, por que me puede doler, y al igual que Denys y su padre me resulta mas beneficioso, divertido y sano andar paseando mi lengua por las calles de San Salvador en mi bicicleta, que perdiendo el tiempo en lugares donde no voy a obtener mas beneficio que, como dice mi amigo, “masturbarme la mente”.  Ojalá algún dia tenga la misma resistencia y tenacidad que éste pequeño ciclista urbano.

Asi que con éstas líneas amig@ lector(a), no pretendo llevarmelas de moralizador y puritano, sinó invitarle a valorar su tiempo libre, a emplearlo en cosas que le llenen y que le dejen una enseñanza o beneficio, y si quiere que discutamos éste tema o alguno otro de su interés, búsqueme y con mucho gusto le doy una de mis tarjetas… y si lo que quiere es que pedaleemos juntos, pues nos vemos el jueves con los Ciclistas Urbanos.

Por

Javier Francisco Roque Trujillo

Anuncios

2 thoughts on “Mente sana y cuerpo sano…

  1. Barbarooooo, con este recorrido creo que ya baje como 15 libras de solo leerlo, he recorrido cada calle y monumento con ustedes, solo que al llegar a ese “restaurante” yo me cruce la calle y me ATRAGANTE unos cuantos taquitos!!!!!!! sude, me canse, me acalambre y hasta arrastre la lengua con ustedes!!!!!!!! a veces paso bastante tiempo en la compu (perdiendo el tiempo) pero ahora q lei esto, veo q mi tiempo lo estoy ocupando para crecer como persona y aprender mucho de salud, ejercicio, cultivos de tomates, picadas de hormigas, en fin me estas ayudando mucho Doc.!!!!!!! un abrazo y felicidades por la perseverancia en el ciclismo, hay q seguir cuidando las cadenas, los frenos y el asiento de la “bike”.

    Amigo Doctor, el dia que lo vea no echamos un recorido aunque sea en triciclo!!!!!!!!!

    1. Jajajaja, que bueno que consideres mis locuras como algo que te ayude a crecer (wow!) con gusto esperaré ése dia en que demos una vuelta en triciclo.
      Un cariñoso abrazo, saludos hasta allá….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s