Las manchas en los dientes, ¿cuestión de colores?

smiley

Frecuentemente soy abordado por mis pacientes o recibo preguntas en mi blog de personas preocupadas por manchas que aparecen en sus dientes, la mayoría de ellas asocia éstas pigmentaciones con lesiones de caries y casi siempre deducen que el paso lógico a seguir es la confección de una restauración (obturación, relleno, empaste, etc.), situación que siempre genera stress y está directamente relacionado al uso de jeringas para anestésico junto al mal afamado y plenamente detestado sonido de la turbina dental o pieza de mano. Este temor a realizarnos cualquier procedimiento clínico, casi siempre asociado de manera errónea a algo desagradable, muchas veces nos lleva a dilatar cada vez más ese “fatídico” momento, permitiendo inconscientemente que el problema vaya haciéndose cada vez más grande hasta el punto en que lo que no deseamos que suceda, se vuelve inevitablemente necesario cuando pudo haber sido resuelto de una manera más “amigable” cuando la condición del problema no era tan grave.

La presencia de manchas en los dientes puede ser un primer llamado de atención de nuestro organismo sobre algo a lo que se le debe prestar atención, las causas por las cuales aparecen son tan diversas como dientes tenemos en la cavidad oral, para efectos de hacerlo de una manera más comprensible en ésta publicación, las vamos a dividir en tres grupos principales:

1.Manchas producidas por agentes externos

Este tipo de pigmentaciones son producidas por algunos alimentos y/o bebidas que ingerimos diariamente, y que poseen en su composición colorantes, ácidos o químicos que se depositan en la estructura dental, y cuando ésta no es debidamente higienizada producen manchas que son difíciles de remover en casa con el cepillado convencional. Los principales agentes que producen pigmentaciones son los siguientes:

Algunas frutas y verduras de colores fuertes y de consistencias blandas como las uvas, moras, etc.

Los refrescos carbonatados o sodas.

El vino, principalmente los tintos.

El café y el Té.

Ciertos tipos de salsas como la salsa de soya.

Ciertas bebidas energizantes y/o hidratantes que contienen ácidos y colorantes nocivos para el esmalte dental.

El tabaco contenido en el cigarrillo.

Etcétera.

Prohibir el consumo de éstos alimentos, bebidas y hábitos podría significar, a lo mejor, que usted deje de leer éste blog y me considere su acérrimo enemigo, así que para evitar ésta situación y que pueda seguir contando con su atención en mis siguientes publicaciones, lo ideal para prevenir las manchas es evitar que éstas sustancias estén demasiado tiempo en contacto con la estructura dental, por lo que después de consumirlos es recomendable cepillar los dientes; el cepillado realizado de una manera adecuada removerá los depósitos de colorantes en la estructura dental, evitando que ésta se manche.

Si usted ya tiene éste tipo de pigmentaciones en sus dientes, generalmente pueden ser removidas en una limpieza profesional realizada en el consultorio dental.

2.Manchas producidas por agentes internos

Presentación1Existen algunos medicamentos, que al ser ingeridos, pueden causar pigmentaciones en la estructura dental, aunque es importante mencionar que esto puede ocurrir únicamente si los medicamentos son proporcionados por largos períodos de tiempo mientras los dientes están en proceso de formación y maduración, es decir que las manchas internas se pueden presentar más que todo en niños o adolescentes que recibieron ésta medicación mientras sus dientes estaban formándose o madurando. Entre los medicamentos que pueden producir pigmentaciones durante el desarrollo están: el hierro, las tetraciclinas y sus derivados, el flúor en altas concentraciones, etcétera.

Este tipo de pigmentaciones no puede ser removido con facilidad, por lo que se debe tener especial cuidado con éste tipo de medicamentos cuando son administrados a los niños y adolescentes, en adultos es MUY raro que éstos agentes representen una fuente de pigmentación regular de los dientes, a excepción de las mujeres embarazadas que pueden transmitir a su bebé vía sanguínea éstos medicamentos.

3.Manchas producidas por enfermedad o por alteraciones del desarrollo de los dientes

dientes-con-cariesUna de las enfermedades infectocontagiosas más comunes en nuestra América Latina es sin duda la Caries dental, ésta se caracteriza por la pérdida progresiva de la estructura dental debido al accionar de las bacterias acidogénicas. La caries dental, en sus estados intermedios y avanzados (ver como se forman las caries), se presenta clínicamente como una mancha café, marrón o negra en la superficie dental o alrededor de restauraciones que presentan desadaptaciones, brechas o fracturas.

Cuando la lesión presenta estas pigmentaciones el único tratamiento viable para eliminarlas y controlar o disminuir el daño es eliminar el tejido dental cariado y realizar una restauración directa (obturación, relleno o empaste) o una endodoncia cuando el daño es demasiado e involucra al nervio (pulpa) del diente. La presencia o no de malestar o sensibilidad está directamente relacionada a la pérdida de esmalte dental, la cual se incrementa conforme la lesión sea más profunda.

Alteraciones del desarrollo como la amelogénesis imperfecta que es un tipo de alteración que no permite la formación normal del esmalte dental, teniendo éste una forma, color y textura diferentes, o la Hipoplasia del esmalte, se producen ya sea por alteraciones congénitas o por traumatismos sufridos durante el desarrollo y maduración de los dientes. Este tipo de lesiones ameritan una intervención del odontólogo restaurador para ser resueltas.

Cualquiera que sea el origen de las manchas en los dientes lo importante es estar constantemente pendiente de los cambios que puedan ocurrir en los mismos, prevenir la aparición de pigmentaciones, tratar de llevar una alimentación saludable, mantener una buena higiene dental y quizá lo más importante, mantener un chequeo frecuente con su Odontólogo; frecuentemente recomiendo a mis pacientes vernos cada cuatro meses, si es necesario realizar una limpieza se hace, sino solamente se evalúa el estado de las restauraciones, cómo se va con la higiene y se refuerzan las técnicas para mantenerla, si lo hacemos con nuestros vehículos, nuestra visión o nuestros hijos, ¿Por qué no realizar chequeos preventivos con las herramientas, o más bien órganos, que utilizamos para alimentarnos?

Por

Javier Francisco Roque Trujillo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s