El regreso de Doña Mariíta

¿Adivinen quien me ha vuelto a visitar? Nada más y nada menos que una de mis pacientes máMariitas queridas: “Doña Mariíta”, les hablé de ella en “La confusión de doña Mariíta”, y nuevamente cuando me quería emparejar con su hija. En esta ocasión llegó hablándome, para variar, de Roxanita, su hija:

¡Mi doctorcito bello! ¿Cómo está?

Me dijo mientras caminaba lenta e irregularmente hacia mí, apoyándose en un bastón…

-Hola Doña Mariíta, siempre es un placer verla, ¿Que me le pasó, porque el bastón?

¡Hay hijo!Me dijo mientras se sentaba en la silla frente a mi escritorio- Cállese que me caí hace seis meses y me quebré el hueso este de la “canilla”, el tibio.

-La Tibia doña Mariíta –le dije entre risas

La cosa es que yo no sentí tibio sino caliente cuando me caí –Me dijo mientras soltaba una carcajada que trató de ocultar penosamente con su mano. Después de reír largo y tendido, cambió su expresión, frunció el ceño y agregó:

 Pero no vengo a hablar de mí, sino de Roxanita, se acuerda de ella, ¿verdad? Fíjese que le fue infiel y fue donde un dentista que le recomendaron a hacerse un relleno en una muelita de abajo, es que le daba pena que usted pensara que es una cochina… la cosa es que se le cayó una vez, fue a reclamar y se lo volvieron a poner, a los días se le volvió a caer, volvió a ir y la semana pasada se le volvió a caer; ahora anda con un pañuelo tapándose la boca porque le da pena, y viera como se me ha puesto de deprimida, que ni a trabajar ha querido ir porque dice que esta frustrada porque no sirve “ni tan siquiera” para detener los rellenos.

-Lo lamento doña Mariíta, ¿y usted sabe en qué condiciones le realizaron los rellenitos?

Yo creo que acostada en un sillón doctorcito, o a saber si sentada, no le digo que se fue sin decirme pues, no me llevó la jodida.

-Me refiero como le hicieron el rellenito. ¿Sabe si le pusieron una telita como de caucho o hule en los dientes?

No hijo, me dijo que todas las veces le habían hecho los rellenos asi nomas… Por eso le dije que ella se lo buscaba por no haber venido con usted, tan chulo que es… Que no podía ser que usted la viera asi de arruinada, que iba a pensar mal de ella…

Y asi seguimos platicando sobre los problemas de Roxanita y su pena a que yo pensara mal de ella por tener una lesión cariosa. La situación me llevó a reflexionar sobre la forma en que podemos, nosotros los Odontólogos, afectar la vida de un paciente cuando realizamos procedimientos sin conocer los materiales ni aplicar los protocolos establecidos para cada material restaurador; algunas veces escudándonos en “ahorrar tiempo” o ser “menos invasivos” obviamos pasos importantes dentro del protocolo adhesivo, lo cual conlleva a fracasos que repercuten en el ánimo y desenvolvimiento del paciente en su vida.

La Odontología estética/adhesiva actual, ha podido llegar al punto en que estamos, entre otras cosas, gracias al desarrollo de la adhesión, la cual necesita en gran medida para su éxito el uso  del aislamiento absoluto; Antes.despueséste consiste en colocar un dique de goma o hule al cual se le hacen agujeros a través de los cuales se hacen pasar los dientes en que se trabajará, dejando “aislados” los tejidos blandos como labios, carrillos y lengua, por ende manteniendo los dientes secos y libres de humedad, esto permite que los materiales restauradores sean manejados en un medio seco, propicio para obtener excelentes niveles de adhesión, evitando de ésta manera que las restauraciones se caigan, sean más longevas (duren más) y garantizando el sellado de las mismas.

Hoy por hoy, es casi un requisito inamovible el empleo del aislamiento absoluto con dique de goma para obtener buenos resultados en Odontología estética y adhesiva, más aún en situaciones donde es más difícil controlar la humedad, como cuando se trabajan restauraciones en los molares inferiores, donde la lengua se mueve constantemente.

-Dígale a Roxanita que con todo gusto le puedo ayudar a resolver su problema, que no tenga pena, no pienso mal de ella por tener lesiones de caries. Si gusta dígale que venga ésta tarde para que resolvamos su problema mas rápido.

-Si yo eso le dije doctorcito, ay se la voy a traer, pero de seguro no va a querer venir hoy. Me va a decir que no está arreglada para venir a verlo, mejor venimos mañana en la tarde, para que pueda ir al salón y usted me la vea chula- Me dijo mientras mostraba una risita pícara que me puso un poquito los pelos de punta-

-Esta bien doña Mariíta, las espero mañana

Por

Javier Francisco Roque Trujillo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s